Limpieza de ajo



Días antes de empezar a limpiar me estaba preparando mental y emocionalmente. Preparé una despedida con todo lo que me gustaba comer, ya que hay que evitar ciertos alimentos durante la limpieza.

Quizás por el estado de preparación, me estaba alineando con el trabajo que haría el ajo. Pensé en los parásitos y toxinas que se liberarían, situaciones que podrían suceder. Y fue así, apenas un día antes de comenzar la limpieza me llegó la noticia más triste, un querido amigo se había suicidado, se había ahorcado. Asociamos este hecho con el alto consumo de drogas, personas y ambientes tóxicos que había frecuentado.

Comencé a limpiar de una manera que realmente no esperaba, teniendo que lidiar con el tema de la toxicidad en el núcleo, que nos contamina y perturba hasta el punto de desencadenarlo de esa manera.

Zulma había dado el recordatorio en una de las clases de limpieza de que podían ocurrir situaciones. La noticia fue para mi claramente afinada con la energía del ajo.

Cansancio, sueño, lentitud, desánimo, falta de apetito fueron energías manifestadas en este proceso. Ritualmente, cada vez que antes de tomar el ajo, intentaba hacer una oración e intención frente a un altar femenino creado desde que comenzamos el curso.

Al octavo día de ajo fui a buscar el llantén para comprar. Sincrónicamente comenzó una transición de síntomas y emociones. Empecé a sentir mucha tristeza y ganas de llorar, parece que cuando llegué a la planta se activó una conexión inmediata.

Hoy es mi décimo día de ajo, por eso los honro y les agradezco por entender todo como parte de la medicina, la energía se trabajó en sus entrañas.

Alieri Nieri

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ritmos