En busca del elixir perdido




Después de terminar la dieta de limpieza de órganos recomendada por Zulma Moreyra, finalmente llegó el momento de preparar el elixir. La sangre se recogió el segundo día de la menstruación. Seguí todas las pautas, estaba emocionada de completar un paso más del proceso y tener mi propia medicina. En el costado de la casa, bajo la sombra de un árbol de ciruelas, cavé un pequeño hoyo. Canté y recé y enterré el elixir.

Después de un ciclo lunar completo, la menstruación llegó como una campana para alertar que era hora de desenterrar el elixir. Recuerdo que ese día había participado de un temazcal, había destinado mi oración por lo femenino, por las mujeres, por sus vientres, honrando y agradeciendo la ascendencia, el vientre de nuestras madres y en especial el vientre de esta gran madre tierra que nos acogió. . Yo estaba emocionada.

En un día favorable como este, todo iba a la perfección para eliminar el elixir. Con una pequeña herramienta en la mano, comencé la búsqueda. Para mi sorpresa, al desenterrar encontré unos papeles que no eran míos. ¿Como así? No quería leerlo ni tocarlo. Entonces, ¿alguien ha pasado por allí? ¿Movieron la piedra que marcaba el lugar? ¿Dónde está el elixir? ¿Qué sucedió? ¡Qué pánico!

El agujero se hizo cada vez más grande en profundidad y distancia. Obsesionada con la saga del elixir, cambié la herramienta por una gran pala. Había cavado dos metros alrededor del lugar que creía haber enterrado. En profundidad podía ver las raíces del árbol, menos el elixir.

Desolada, busqué contensión con el árbol de ciruelas y comencé a hablarle. Le pregunté a la tierra por qué no me devolvía el elixir, porque no lo encontraba de ninguna manera. ¿Estaba lastimando al árbol? ¿Debería parar? ¿Mi dieta no era suficiente medicina? ¿Qué significa, qué significa? Fue un momento muy sincero de conexión, oración y diálogo. El lado hermoso de esto fue abrir mi corazón a la naturaleza y sentir posibles respuestas.

Como vivo en una comunidad, las chicas que me veían cavar incansablemente decían “¿todavía no lo encontraste?, ¡ abandona la misión Priya!”; habían pasado las horas. Abandonar para mí no era una opción porque así me estaría abandonando a mí misma, dejando atrás todo el esfuerzo de hacer dieta. No podía creer que el elixir hubiera desaparecido. Era como una película en la que no quería experimentar tanto protagonismo. Escenario típico de frustración y agitación. ¿Tanta austeridad para qué?

Vencida por el agotamiento, busqué consuelo compartiendo mi drama con el grupo de terapeutas menstruales. Recibí reflejos que me abrazaron. Como es importante estar acompañada de otras mujeres, fue la fuerza que necesitaba para aceptar, comprender y dejar ir la situación.

“Tal vez la tierra tomó el elixir como una ofrenda, un regalo, debería estar felíz y agradecida”, dijo un amigo. “Observar la luna nueva juntos (fase temprana) y aprender a soltar es necesario si queremos sembrar algo nuevo, potente y poderoso”, dijo otro amigo

Finalmente, lo que inicialmente parecía una idea loca, dio paso a algo nuevo y Inusual. Cuando una tercer amiga me preguntó "¿Has probado a darle chocolates a los elfos del bosque?", Pensé: ¡Oh, "¡Guau!" Mínimamente intrigante y, de hecho, durante unos días estuve ofreciendo chocolates a los elfos, cantando mantras protectores enterrar otra cosa y probar.

¿Y sabes qué? Funcionó, porque diez días después yo estaba allí. Pero no el elixir, quién sabe qué pasó. Historia oculta, acertijo con una lección de nuevo comienzo. Quizá ahora con más herramientas y madurez para beber de este empoderamiento. Es muy bueno tener una segunda, tercera e incluso cuarta oportunidad si queremos abrirnos, por supuesto.

Alina Nieri

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo