EL SEGUNDO LATIDO


Dedicado al mes de las madres.


por Oriana Navarrete para el Lunario de la Terapia Menstrual


“ El primer sonido que cualquier ser humano oye es el doble latido del corazón. En el útero materno experimentamos una sensación de seguridad y un sentimiento de pertenecer a alguien porque oímos los latidos de nuestro corazón y, como si se tratara de un eco, los latidos de nuestra madre, que nos llevará dentro durante nueve lunas. Cuando llegamos al Camino Terrenal a través del milagro del nacimiento, el segundo latido que oíamos desaparece. En el fondo, los seres humanos notan que les falta algo y muchas veces pasan por la vida buscando ese latido que les falta.

Encontramos el latido que nos falta cuando escuchamos a la madre tierra y entramos en el Tiyoweh, la Quietud. En este lugar silencioso, podemos oír la pequeña y tímida voz dentro de nuestros corazones, y mediante esta experiencia, podemos redescubrir la sensación de seguridad y pertenencia. El latido de la madre tierra nos recuerda que nunca estamos solos, Nuestra Verdadera Madre, la Tierra, esta siempre presente para nutrirnos y darnos reposo. Todo lo que nos pide es que nos paremos a escuchar el segundo latido” .

Estas sabias palabras de la escritora norteamericana, Jamie Sams, las evoco amorosamente en este mes para continuar re-significando nuestra relación con nuestra verdadera madre y hogar en el universo. Acontecimientos como el devastador terremoto en Nepal de magnitud de 7,9 el sacudón en Papúa Nueva Guinea de magnitud de 7,4, la erupción de volcán en chile, el temblor del pasado mes de marzo en Colombia; y otros fenómenos climáticos menos notables pero no menos inquietantes como las olas de calor, las sequías y las lluvias anómalas, son claras expresiones que nuestra madre nos esta alertando y recordándonos que ella esta allí, no solo para nutrirnos sino también nos reclama de vuelta respeto, amabilidad y responsabilidad como hijos.




Foto de: Oriana Navarrete para Terapia Menstrual


El despertar femenino en hombres y mujeres es también RECONCILIAR nuestra relación con la madre, y siendo nosotras “sucursales de Gaia”, hago una invitación para que estemos dispuestas a apoyarnos mutuamente (madre - hija), sigamos ofrendando nuestra sangre, pariendo con sentido y honrando nuestra ciclicidad. Aprendamos del amor incondicional hacia todo y hacia todos desde el mismo don de la creación con las que fuimos bendecidas. No pierdo las esperanzas en que podemos cultivar una nueva relación, un futuro sustentable, que nos brinde seguridad, pertenencia y vida mutua.

Video que acompaña

“La tierra es mi madre” de la Abuela Margarita

https://youtu.be/Ny2cgKDCT3Y

0 vistas
  • Facebook Basic Black

© 2018 TERAPIA MENSTRUAL