Como llegué aquí







En los últimos años me he ido familiarizando con prácticas relacionadas con lo sagrado femenino, pero siempre de forma muy tímida, es decir, poco a poco me voy asimilando y adquiriendo conocimientos.

Entre los círculos de mujeres, las amistades, las terapias, la lectura y el estudio, nacieron las necesidades. Los primeros aparecen en un nivel más visible y básico, como entenderme mejor a mí misma como mujer, con mis emociones, la ciclicidad, cómo dejar de sufrir los períodos menstruales y vivir en armonía con la naturaleza.

Con el tiempo, creamos un espacio para profundizar las necesidades y ahí es cuando llegamos aquí a TMM, bajo el deseo de curación de la mujer, porque notoriamente, además de nuestras heridas causadas por el trauma, también somos el resultado de nuestros antepasados.


Cuando tienes ovarios poliquísticos, por ejemplo, en primera instancia -en la mayoría de los casos- aceptas ser tratada con un ginecólogo bajo la prescripción de anticonceptivos sin entender muy bien. Luego, con el paso de los años, te das cuenta de que esto actúa como un control sobre ti y no como una cura efectiva, te das cuenta del daño de la terrible ignorancia de tu cuerpo y, finalmente, puedes dar pasos hacia la lucidez de la investigación. Es un mundo que se abre y modifica totalmente el camino de la mujer, ya que empieza a querer conectarse con lo natural, con la organicidad de la vida, con la madre tierra misma, con la salud y el bienestar de la mujer, finalmente, una revolución toma lugar.

Se dice que una mujer sana cura a todos los que la rodean, que una curación eficaz requiere comprensión y cambio de hábitos, entre otras cosas.

En una de las clases, Zulma nos dijo que cuando curamos nuestro linaje femenino, curamos 7 generaciones pasadas y hasta 7 generaciones futuras. Se liberan enfermedades y patrones repetidos, por lo que este curso nace con el hallazgo de una gran esperanza de vivir bien, en paz y en armonía.

El autoconocimiento es una gran arma para el empoderamiento de cualquier persona.


Aline Nieri

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ritmos