Formación Tarot Madretierra®

Cuando la Madre Serpiente se ondula

“Cuentan los ancianos que hubo un tiempo en que en la tierra existieron 4 razas…
La raza de la Madre Cóndor, la de la Madre Ballena, la de la Madre Jaguar y la de la Madre Venado.
La tierra ya estaba habitada por los que siempre la habitaron, insectos, peces, pájaros, animales terrestres y rastreros, verde mucho verde, agua mucha agua.
Cuentan aquellos que sucedió cuando la gran serpiente Verde, que vive debajo de las montañas se sacudió por primera vez. Fue lenta y sigilosa. Simplemente cambio de piel, y todo quedó patas para arriba. Todos los seres vivos desconcertados, ella cambio de piel pero la tierra se transformó. Cuando el fuego calmó, las aguas volvieron a su lugar y la tierra dejo de tronar. En lo alto del cielo apareció un pájaro, nunca antes visto, volaba tan alto y tan grande que tapaba el sol. Su plumaje era de un negro profundo y brillante y su cuello blanco como la espuma del mar, sus ojos tan oscuros que eran espejos de obsidiana.

 

Su vuelo era colosal giraba 3 veces alrededor del sol y trazaba el infinito… así muchas veces hasta que oscureció… cuentan los que saben que la Gran Madre Cóndor bajó del sexto cielo de una estrella a la que le dicen perro (Sirio) y que llegó preñada se seres estelares. Y esa misma noche, bajo la primer luna nueva de invierno la Gran Madre dio a luz a sus hijos, uno a uno, cientos de hombres y mujeres flacos, desgarbados, muy pálidos y blancos, sus ojos grandes, claros y transparentes, manos finas dedos delgados, seres huesudos y largos…Su andar era suave y pausado, pasaban largo tiempo contemplando…”

 

(Fragmento del libro Tarot Madretierra, un cuento herbal. Por Zulma Moreyra)

IMG_2640.JPG
IMG_0614.JPG
IMG_0610.JPG
IMG_0613.JPG
IMG_2655.JPG